La muerte, una asignatura pendiente.

La muerte, asignatura pendiente.

La muerte es parte de la vida, no se puede concebir la vida sin la muerte ni la muerte sin la vida, entonces, ¿por qué nos cuesta tanto asumir que todos los seres humanos tenemos derecho a decidir sobre la forma en la que queremos acabar nuestros días?

Puede ser por una cuestión, cultural, social o personal, pero de lo que no cabe duda, es que parece que nos vemos obligados a vivir sea como sea.

¿Por qué tengo que vivir en cualquier circunstancia o situación? ¿Para que tú, que me sobrevives, te quedes más tranquilo? ¿Para que tu conciencia te diga que has hecho todo lo posible y que has sido muy buena persona al intentarlo?

Es el otro el que se encuentra en el último trayecto de su vida, así que permite que sea él quien decida cómo quiere que sea.Te quedarás sin su compañía y le echarás de menos, tú serás quién note su ausencia, pero siendo generoso en el respeto de sus decisiones le ayudas más que imponiendo las tuyas. Habla con la persona enferma, respeta su buen o mal humor, respeta sus emociones, respeta sus sentimientos, y sobre todo, respeta su decisión sobre cómo quiere morir.

Ante la dificultad de atravesar esos momentos no dudes en pedir ayuda y si es preciso, acude a un profesional de la Psicología que te sirva de apoyo en esa etapa difícil.

José Luis Ahedo

Orientador

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.