All posts by José Luis Ahedo

Autodiscurso Positivo

Soy ValiosaEl autodiscurso positivo se refiere a la práctica de hablar a uno mismo con frases motivadoras y constructivas. Esto puede ayudar a mejorar la autoestima, aumentar la confianza en uno mismo y superar los desafíos. Algunas frases comunes utilizadas en el autodiscurso positivo incluyen “Soy capaz y valioso”, “Puedo hacerlo”, “Soy fuerte” y “Soy digno de amor y respeto”.

La práctica del autodiscurso positivo es especialmente útil cuando se enfrentan desafíos o situaciones estresantes. Hablar a uno mismo con palabras de aliento y apoyo puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, y aumentar la capacidad de afrontar y superar los desafíos.

Además, el autodiscurso positivo también puede ayudar a mejorar la autoimagen y la autoestima. Hablar a uno mismo con palabras de aceptación y aprecio puede ayudar a sentirse mejor consigo mismo ya tener una mejor percepción de uno mismo.

La práctica del autodiscurso positivo es fácil de incorporar en la vida diaria. Se puede empezar con pequeños recordatorios diarios, como poner una nota con una frase motivadora en el espejo del baño o programar un recordatorio en el teléfono para recordar decirse frases positivas a lo largo del día. Con el tiempo, hablarse a uno mismo con frases positivas se cambiaron en un habito automatico y natural.

En resumen, el autodiscurso positivo es una práctica simple pero poderosa que puede ayudar a mejorar la autoestima, aumentar la confianza en uno mismo y superar los desafíos. Es importante hablarse a uno mismo con frases constructivas y motivadoras, como “Soy capaz y valiosa” para mejorar nuestra vida.

Acéptate tal y como eres

AutoestimaLa autoaceptación es un proceso esencial para el bienestar emocional. Aceptarse tal y como  se es, con fortalezas y debilidades, es el primer paso para construir una autoestima saludable y una mayor seguridad interior. Sin embargo, esto no es siempre fácil de lograr. A menudo, nos comparamos con otras personas y nos sentimos insuficientes. O nos concentramos en nuestras debilidades en lugar de nuestras fortalezas.

Para aceptarse y valorarse, es importante comenzar por reconocer y apreciar nuestras fortalezas. ¿Qué habilidades y talentos tienes? ¿Qué logros te enorgullecen? Escribir una lista de estas cosas puede ayudar a enfocarse en lo positivo y aumentar la autoestima.

También es importante aprender a aceptar nuestras debilidades. Todas las personas tenemos áreas en las que podemos mejorar, y es importante no juzgarnos con mucha dureza. En lugar de centrarnos en lo que no somos capaces de hacer, es mejor enfocarse en lo que podemos hacer para mejorar.

Además, recuerda que nadie es perfecto y que somos seres únicos. No hay nadie más como tú, y eso es algo que debemos valorar y aceptar.

Finalmente, rodearse de personas que te aprecian y valoran tal y como eres, puede ayudar a aumentar la autoestima y la autoaceptación. Buscar apoyo en las amistades y familiares, así como en grupos de apoyo, puede ser muy beneficioso.

En resumen, aceptarse y valorarse tal y como se es, con fortalezas y debilidades, es esencial para el bienestar emocional. Aceptar nuestras debilidades y fortalezas, rodearse de personas positivas, y valorar nuestra unicidad son algunas de las formas para lograrlo.

Policía Nacional, ¿qué se mide?

Como ya comentábamos anteriormente en las bases de las diferentes convocatorias para el acceso al Cuerpo Nacional de Policía, la entrevista servirá para medir la socialización, comunicación, orientación hacia las metas, características de la personalidad, rasgos clínicos y cualidades profesionales de las personas aspirantes.

Socialización

Esta característica es significativa tanto en el ámbito personal como en el laboral.

Puntúa mejor la persona que le resulte fácil relacionarse con los demás, entrar en contacto con desconocidos mostrando aplomo y seguridad. También a quien los demás le tengan como una persona amable y cortés por atribuir mucho valor a mantener relaciones armoniosas y a tomar medidas que tengan un efecto equilibrante el integrador.

Comunicación

Al igual que la socialización, es una característica propia tanto del ámbito personal como del laboral.

Será una persona asertiva, es decir, con la capacidad de afirmarse en sus propios criterios y posturas frente a los demás sin ofender a nadie. Pero si tiene que decir algo desagradable o ser crítico con otras personas, lo hará con contundencia pero evitando el conflicto innecesario.

Orientación hacia las metas

Es una característica de la personalidad orientada al ámbito laboral.

En este caso se mide la importancia que se da la obtención de los resultados y la disposición de hacer grandes esfuerzos para conseguir realmente lo que ha decidido acometer. Puntuará más alto quien afronte tareas que requieran un nivel particularmente alto de esfuerzo y para quien los problemas difíciles tengan un efecto reforzador en su nivel de compromiso, motivándole para trabajar todavía con más energía; quien se comprometa en la consecución de los objetivos, incluso cuando está claro que será muy difícil alcanzarlos.

Características de la personalidad

Las personas que aspiran a policías presentarán un elevado grado de estabilidad emocional y destacarán por saber leer bastante bien la realidad social que les rodea y que se comportan con los demás respetando las reglas y normas sociales.

Rasgos clínicos

En este ámbito se tratará de identificar si las personas aspirantes tienen desórdenes de la personalidad que puedan diagnosticarse con alguna de las etiquetas clásicas, por ejemplo, del tipo de:

  • Esquizotípico, cuando sean elevadas la inestabilidad emocional, la introversión y la apertura a determinadas experiencias.
  • Antisocial; cuando sea elevada la extraversión y bajas la estabilidad emocional, el tesón y la integración social.
  • Borderline, cuando sean elevadas la ansiedad y la depresión y bajos el autoconcepto y la tolerancia al estrés.
  • Compulsivo, cuando sea muy altas la autoexigencia profesional, el dinamismo y el tesón junto con una pobre estabilidad emocional.

Cualidades profesionales

Coinciden con los valores propios de un policía, como pueden ser:

  • La dignidad, que implica respecto por la persona independientemente de su situación y sus consideraciones sociales.
  • El servicio, entendiendo que una actitud de servicio conlleva la convicción íntima de que servir a los demás forma parte de la esencia de un policía.
  • La entrega, es decir, la actitud desinteresada hacia la labor encomendada, en la que se implica toda la persona.
  • La lealtad, como cumplimiento del deber que tienen todo policía respecto de las normas de convivencia y de las leyes, de sus superiores, compañeros y de lo que supone el servicio al ciudadano.
  • La creatividad, como motor de todo cambio, anticipándose y resolviendo los nuevos problemas; oponiéndose al gregarismo y la mediocridad.
  • El trabajo en equipo.

Policía del País Vasco, ¿qué se mide?

Como decíamos en el artículo que hablaba sobre el perfil, en la convocatoria a Policía del País Vasco no figura el perfil que se exige para superar la prueba de personalidad.

Pero eso no es un impedimento para que sepamos cómo se realiza la entrevista y lo que se pide.

La modalidad utilizada por los entrevistadores es la de entrevista semiestructurada.

El responsable de dirigir la sesión tiene preparado un conjunto de temas y preguntas que realizará durante el transcurso de ésta.

Lo normal es que siga una serie de bloques temáticos y en función de las respuestas que vaya dando la persona aspirante podrá ir alterando el orden las preguntas y el de los bloques tratados o que tenga previsto realizar. También podrá modificar la profundidad con que aborda cada uno de ellos.

Las entrevistas son individuales y tienen una duración estimada de entre 30 y 90 minutos.

De esta forma se medirán las siguientes competencias, que se entiende que son las propias del perfil exigido para las funciones que se van a desempeñar:

  • Estabilidad emocional.
  • Responsabilidad y disciplina.
  • Afrntamiento y resolución de problemas
  • Asertividad.
  • Iniciativa-persistencia.

Vamos a verlas a continuación

Estabilidad emocional:

Sería la capacidad para mantenerse tranquilo y funcionar con eficacia en situaciones prolongadas de gran presión para el individuo.

Responsabilidad y disciplina.

Se basa en la disponibilidad para cumplir con los compromisos solicitados o adquiridos y aceptar sus consecuencias con sentido del deber y obediencia a la jerarquía.

Afrontamiento y Resolución de problemas

Es la capacidad de enfrentarse a los problemas sin dramatismo excesivo ni exagerada despreocupación; y también la capacidad para tomar decisiones, para optar por una opción concreta

Asertividad.

Es decir, la capacidad para afirmarse en sus propios criterios y posturas frente a los demás sin ofender a nadie

Y por último, iniciativa-persistencia.

Se entiende como la disposición para moverse por propia iniciativa hacia un objetivo que se considera de interés dedicando el esfuerzo necesario hasta conseguirlo

Perfil

¿Cuál es el perfil que se pide en las convocatorias?

En muy pocas de ellas hemos visto que se indique cuál es exactamente el perfil que se pide, lo que a nuestro modo de ver crea indefensión en la persona aspirante en el caso de recurso vía judicial.

En otras, no es que no se indique exactamente, es que ni tan siguiera se pone.

Vamos a ver varios ejemplos extraídos de convocatorias oficiales para que te puedas ir haciendo una idea de lo que estamos diciendo.

Policía del País Vasco:

RESOLUCIÓN de 20 de diciembre de 2019, de la Directora General de la Academia Vasca de Policía y Emergencias, por la que se convoca procedimiento selectivo para ingreso por turno libre en la categoría de Agente de la Escala Básica de los Cuerpos de Policía del País Vasco (Ertzaintza y Policía Local).

Tercera prueba, compuesta de dos ejercicios, ambos de carácter obligatorio y eliminatorio:a) Ejercicio de test de personalidad dirigido a evaluar rasgos de personalidad general, así como indicadores de desajuste o inadaptación. b) Ejercicio de test de personalidad dirigido a la medición de las conductas relacionadas con la actividad laboral.

Quinta prueba, de carácter obligatorio y eliminatorio, entrevista personal, dirigida a determinar la idoneidad conductual y competencial de las personas aspirantes para el desempeño de las funciones y tareas del perfil profesional del puesto convocado.

Como se puede observar, no se indica en la convocatoria el perfil que se pide. No obstante, en posteriores artículos abordaremos este punto y lo clarificaremos.

Guardia Civil

Resolución 160/38245/2020, de 24 de agosto, de la Dirección General de la Guardia Civil, por la que se convocan pruebas selectivas para el ingreso en los centros docentes de formación para la incorporación a la Escala de Cabos y Guardias del Cuerpo de la Guardia Civil.

6.1.2 Prueba psicotécnica:

b) Perfil de personalidad: Se evaluará mediante tests que exploren las características de personalidad, actitudinales y motivacionales.

6.1.4 Entrevista personal

Consistirá en la evaluación de la capacidad de los aspirantes para adecuarse a las exigencias derivadas del desempeño profesional … para valorar las competencias y cualidades siguientes:

  • Adecuación a normas y valores institucionales.
  • Responsabilidad/ madurez.
  • Motivación.
  • Autocontrol.
  • Habilidades sociales y de comunicación.
  • Adaptación.

Policía Nacional

Resolución de 27 de agosto de 2020, de la Dirección General de la Policía, por la que se convoca oposición libre para cubrir plazas de alumnos/as de la Escuela Nacional de Policía, de la División de Formación y Perfeccionamiento, aspirantes a ingreso en la Escala Básica, categoría de Policía, de la Policía Nacional.

6.1.3 Tercera Prueba.

b) Entrevista personal. De carácter profesional y personal, con la finalidad de comprobar la idoneidad del/de la aspirante tomando como referencia factores que tienen incidencia directa en la función policial a desarrollar.

A efectos de valoración de la entrevista, el tribunal tomará en consideración, factores tales como la socialización, comunicación, orientación hacia las metas, características de la personalidad, rasgos clínicos y cualidades profesionales.

Hay muchos más ejemplos, pero hemos considerado que con estos es suficiente para que te hagas una idea de cuál es el perfil que se pide.

Sinceridad.

Lo que digas en la entrevista tiene que ser cierto, ¿hay que decir la verdad?, sí, pero no siempre.

Por ejemplo, si te preguntan sobre si alguna vez has consumido algún tipo de estupefaciente ilegal, pues aunque no tiene porque pasar nada si contestas que sí, siempre y cuando haya sido alguna acción esporádica y varios años antes de presentarte a la entrevista y dentro de un contexto de adolescencia pre-juventud, te vas a sentir muy mal dando una respuesta afirmativa puesto que vas a pensar que no aprobarás y te condicionará para el resto de la prueba.

Así que lo más seguro es que mentirás y contestarás que no, que no has probado ninguna sustancia ilegal.

Voy a aclarar que no estoy poniendo lo que yo pienso, porque creo que siempre hay que decir la verdad y que si alguien ha cometido algún tipo de infracción administrativa o penal y ya ha cumplido con la sanción impuesta, entiendo que ya ha pagado su deuda con la sociedad y que tiene derecho a empezar de cero.

Pero la realidad es que no se valora positivamente el haber cometido infracción, salvo las relacionadas con tráfico, que siempre y cuando no sen excesivas en cuanto a cantidad, no se tienen en cuenta. Es más, lo más habitual es haber sido sancionado en alguna ocasión.

Lo más normal en este tipo de preguntas, al igual que en aquellas en las que te pregunten sobre si has sido denunciado alguna vez por infracciones a la Ley de Seguridad Ciudadana o sobre si has cometido algún delito, es contestar que no.

Pero claro, aquí te surge la duda de si saben que no estás diciendo la verdad o si no lo saben, pues bien, para que puedas ir tranquilo a la entrevista una de las cosas que tienes que hacer, desde el momento en el que decides presentarte a una oposición a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, es solicitar la cancelación de antecedentes policiales. Esto te sonará puesto que seguro que lo has estudiado en la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Ahora bien, no hay que decir toda la verdad, eso de que una verdad a medias es una mentira, no es cierto, una verdad a medias es una verdad.

Y no hay que decir toda la verdad porque hay cosas que no te van beneficiar y esas será mejor omitirlas.

No obstante hay que puntualizar que si el entrevistador tiene la habilidad para llevarte hacia esa parte de tu vida que no quieres contar y te pregunta directamente sobre ello, entonces es mejor decirlo y que lo que digas sea cierto, de lo contrario es más que probable que sepan que estás mintiendo.

Sé tú

La entrevista de personalidad es una prueba más del proceso de selección y por lo tanto, hay que prepararla, al igual que se preparan otras pruebas del proceso selectivo.

Hay que hacerlo siguiendo las indicaciones de un profesional, alguien que sepa de qué va a versar dicha entrevista y que tenga los conocimientos necesarios para prepararnos para esa situación.

No se trata de que te digan lo que tienes que decir, es muy importante que seas tú mismo, un buen preparador te ayudará a saber transmitir de la forma correcta lo que quieres decir, conservando tu esencia y reflejando tu propia personalidad.

Un error muy habitual es hacer caso a personas, que con muy buena voluntad pero escasos conocimientos generales, han pasado por esa situación.

Es muy normal que los aspirantes conozcan a policías (locales, autonómicos o nacionales) o a guardias civiles y les pregunten sobre la entrevista.

Éstos les dirán su propia experiencia y el aspirante intentará hacer lo mismo, puesto que piensan que de esa forma conseguirán el mismo resultado, es decir, pasar la entrevista. Pero cada persona es totalmente diferente y lo que le ha valido a ese amigo, es posible que no le valga al interesado. Hay que tener en cuenta que lo normal es haber realizado antes un test de personalidad y un currículum y la entrevista se basará en ambas aportaciones.

Una de las cosas muy importantes de cara a la entrevista es que en la fuerzas y cuerpos de seguridad quieren personas normales, no están buscando súper héroes.

Hay mostrarse tal y como se es. ¿Sabes cuál es el perfil de personalidad que están pidiendo?, es posible que no lo sepas, puesto que en muchas de las bases de las diferentes convocatorias no lo pone. Y de saberlo, ¿serías capaz de dar un perfil sin tenerlo?, no, seguro que no. 

Pues aunque solamente sea por esto, es más que necesario que te muestres tal y como eres. Imagínate que te muestras como la persona que crees que tienes que ser y que en realidad no eso lo que están buscando, sino que a quién están buscando es a ti, pues no superarías la prueba. Y vaya, no pasar la entrevista de personalidad por haberte hecho pasar por lo que no eras cuando en realidad te querían a ti, pues es algo que te va a hacer sentir muy mal.

Mediación policial

Mediación PolicialEl papel del policía como mediador no es fácil, ya que la mediación tiene su base fundamental en una relación de poder en un plano igualitario y en una relación de confianza mutua, y si a eso sumamos que no es fácil mediar porque es una técnica que requiere habilidades especiales en quienes la practican, se puede pensar que la policía, por su propia condición de autoridad hace que no esté en un plano de igualdad con el resto de los integrantes del proceso.
Es aquí donde nos encontramos con un problema de percepción que es necesario abordar desde todos los ángulos.
En mi opinión, y por mi propia experiencia, una de las mayores dificultades que nos podemos encontrar, tanto la policía como la ciudadanía, parte del rol que la policía desempeña, que no es otro que el de dar la solución al problema que se esté planteando, siendo lo normal que a una de las partes se le dé la razón, lo que implica que a la otra se la quite. Normal y tradicionalmente, esto es lo que se espera de las fuerzas de seguridad públicas, y así es como suele actuar el policía. Esto conlleva que una de las partes quede satisfecha (en todo o en parte) y la otra no.
En cambio en la mediación, el policía juega otro papel, papel que no es impositivo sino que es más bien “directivo”.
Desde mi punto de vista, el rol de autoridad que tiene, aunque no se ejerza como tal, es un factor que nos otorga a los policías cierta ventaja sobre otro tipo de mediadores, como es que el clima de confianza y neutralidad no hay que crearlo, ya viene dado, las personas confían en la policía para resolver sus problemas; y eso hace que se puedan pasar a fases posteriores de la mediación con más rapidez y seguridad.
Para paliar el problema del cambio de rol, se tiene que producir en el policía mediador un cambio de mentalidad, un cambio en la forma de actuar, tiene que aprender a saber qué es lo que se espera que haga en una mediación, tiene que saber esperar, saber escuchar, tener paciencia, saber dirigir el proceso, saber qué propuesta es factible (puede que haya una propuesta manifiestamente ilegal que no se pueda cumplir), saber detectar si hay situaciones de superioridad, etc.
Este cambio de mentalidad debe ir precedido por una formación adecuada, formación que tiene que ir encaminada a saber hacer un buen análisis del conflicto; a fomentar la capacidad del policía de ser parte de la comunidad; a utilizar los recursos necesarios en la gestión de los conflictos y más específicamente en la técnica de mediación policial.
La formación en habilidades sociales; en comunicación; en comprensión de los problemas; en regulación emocional, etc. también formará parte de lo que el mediador necesita para realizar su trabajo de la forma más eficiente.

La calma NO se pide, se transmite.

La calma se transmite

Vaya por delante que lo primero que quiero hacer es mostrar mi apoyo y solidaridad a todas las víctimas y allegados del accidente aéreo sucedido en Colombia el 29 de noviembre del 2016, tras la caída del avión que llevaba al equipo de fútbol Chapecoense de Brasil a Colombia.

También me gustaría remarcar mi admiración por el gran trabajo que están realizando los equipos de intervención en emergencias y catástrofes en unas situaciones en las que no es nada fácil intervenir.

Dicho esto, al ver las imágenes del rescate de un miembro de la tripulación, podemos observar varias cuestiones con respecto a la actuación de este miembro, que aún siendo buena, sería susceptible de mejora desde el punto de vista de la Psicología de Emergencias.

En situaciones de emergencia no sirve de nada pedir la calma, decir: “Cálmate” o “Tranquilo” no llevan a que las víctimas se calmen, es más se pueden llegar a sentir ofendidos, desconfiados o frustrados.

Ofendidos puesto pueden pensar en “Cálmate tú”, “¿Quién te piensas qué eres para decirme que me calle?,  o “¿De verdad piensas que con lo que he vivido me puedo calmar?

Desconfiados porque pueden pensar que alguien que les pide calma sin saber lo que están sintiendo, no puede llegar a entender por lo que está pasando y, por lo tanto, no va a poder ayudarles.

Frustrados, ya que si “Alguien que sabe me dice que tengo que estar calmado y no puedo, ¿qué va a ser de mi?, no podré superar esto jamás”.

¿Qué podemos decir?

En la mayoría de las ocasiones pensamos que se espera que digamos algo y, en cambio, lo mejor es no decir nada, simplemente acompañar, estar, que la persona sienta que tiene alguien a su lado.

En el caso que nos ocupa, vemos al rescatado llamar a otras personas, probablemente compañeros de la tripulación. Decirle la verdad, lo que ha pasado realmente, sería una respuesta difícilmente aguantable. Pero decirlo lo que no es tampoco es bueno, puesto que no se puede mentir en este tipo de situaciones, dado que lo importante es generar un clima de confianza como paso previo a la calma y a la seguridad.

En este caso, lo mejor es decir que ya hay compañeros del equipo de rescate que se están encargando de atender a todas las víctimas y que, en el momento en el que se tengan noticias fiables, se le dirá.

Hay que tener en cuenta que en los primeros momentos de una catástrofe, las noticias son muy confusas y podemos afirmar algo que no es cierto.

Se debe intentar reconducir a la víctima hacia el dialogo que a nosotros nos interese, transmitiendo seguridad y calma, pero nunca pidiéndola.

Hace muy bien el rescatador cuando le pregunta sobre su estado físico, es una manera de que se centre en sí mismo, en sus sensaciones físicas y que no esté tan centrado en lo que les pasa a los demás.

Otra cuestión que podemos observar y que también podría ser mejorable, es que el rescatador está hablando por la emisora o por teléfono con otra persona y descuida la atención que le presta al rescatado.

En ese momento, la víctima requiere de toda nuestra atención, se convierte en el único objetivo, no podemos perder ningún detalle de su comportamiento y de su lenguaje no verbal.

Hay muchas más cosas que pueden hacer los rescatadores, pero sería extenderme demasiado y en está ocasión solo quería poner el énfasis en que debemos recordar:

NO PEDIR CALMA, y SÍ TRANSMITIR CALMA.

José Luis Ahedo

Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes.